El jardín de infantes más nuevo de El Calafate no inició clases por tener las calderas rotas

Hace 1 semana El Calafate

El Jardín 63 “Koraiken” fue inaugurado en 2016 y es uno de los más nuevos de las provincia. El ciclo escolar nunca empezó por las calderas rotas desde el año pasado no fueron repuestas.

El jardín de infantes más nuevo de El Calafate no inició clases por tener las calderas rotas

El Jardín 63 “Koraiken” de esta ciudad fue inaugurado en 2016, se encuentra entre los más nuevos de las provincia, el cuidado de sus instalaciones y el esfuerzo del plantel docente hacen de la escuela, un espacio de ensueño para la primera infancia. Pero, el ciclo escolar nunca empezó como estaba previsto el 25 de febrero, las calderas rotas ya desde el año pasado, no fueron repuestas y los más de 160 niños que concurren entre 3,4 y 5 años, están sin clases. La mayor preocupación entre los padres, es que no hay ninguna fecha cierta de cuándo se concluirán los trabajos de reparación de las calderas, y por lo tanto no se sabe cuándo van a comenzar las clases.

Pese a que la escuela tiene poco más de dos años de inaugurada, el año pasado, en noviembre, las calderas ya habían fallado, perdieron agua e inundaron el pasillo principal del jardín. En ese momento, si bien el desperfecto puntual estaba en las calderas, las autoridades escolares detectaron olor a gas, por lo cual se debió cortar el suministro por razones de seguridad. Pasaron dos semanas, hasta que los niños pudieran regresar a clases. 

Con ese antecedente y ante una nueva falla, el 26 de diciembre desde la escuela realizaron el aviso correspondiente de la situación en que se encontraban las calderas, con la esperanza que durante el receso escolar, los daños puedan ser reparados o bien, de ser necesario repuestas las calderas. Sin embargo, nada de eso ocurrió. No hubo ningún tipo de reparación. El 1 de febrero, cuando los docentes se presentaron en el Jardín, la situación seguía igual.

Pese a no haber clases, los docentes asisten de mañana y tarde a la escuela, toman las entrevistas a los padres, realizan trabajos administrativos, preparan las salas, las redecoran, sin calderas, es decir sin calefacción.

La reparación de las calderas depende del área de Mantenimiento Escolar del Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda, IDUV, que no cuenta con personal propio de mantenimiento, razón por la cual lo deja en manos de empresas subcontratistas. Hasta hace un tiempo, el mantenimiento escolar, estaba a cargo del municipio a partir de convenios firmados entre el CPE y cada comuna. Ese esquema se cortó.

Desde la Dirección de la escuela no están autorizados a dar información a los medios. Solo a los padres que individualmente se acercan cada día o llaman para ver el estado de situación. Toda la información con la prensa sobre el estado de las escuelas se centraliza a través del Consejo Provincial de Educación.

Ayer, Winfo Santa Cruz, consultó con el área indicada sobre la situación del Jardín 63.  “La obra está a cargo del IDUV. Los procedimientos administrativos vienen con retraso por el receso de verano y el cambio de ejercicio. Pero también por el costo de los repuestos y la inflación que provocan esas demoras“, informaron fuentes oficiales del CPE.

De acuerdo a las mismas fuentes, en la escuela aún hay “una semana más de trabajo y están detrás de la compra de equipos”, detallaron a este medio. Hasta ayer, los trabajos de desmontaje de las calderas no se habían iniciado. Según pudo saber este medio, la empresa contratada por el IDUV, Mata Negra, estuvo realizando también trabajos de mantenimientos en otros edificio escolares de El Calafate, los cuales, están con clases. Al día de hoy, la o las calderas, que deberían ser cambiadas, no llegaron aún a esta ciudad. 

El vocal por la minoría en el Tribunal de Cuentas, Javier Stoessel,  denunció  en 2017 que Educación aplicaba solo el 1% de los fondos de la Unidad Ejecutora para la atención de Obras de Mantenimiento y Refacción de Edificios Escolares (UEPAOMREE). Ese fondo se constituye con el 3% de las regalías que percibe la provincia.

De un total de $ 193.650.335 con que contó ese año Educación, según lo informado por el servicio de rendición de cuentas, sólo se habían emitido 11 cargos por un importe total de $ 1.931.992,05.

En enero de 2018, el gobierno provincial decidió trasladarle ese dinero al IDUV y dejar en manos de ese organismo el mantenimiento de los edificios escolares. En aquel momento la presidenta del CPE, Cecilia Velázquez, defendió la decisión.

En su discurso ante la legislatura el1 de marzo, la gobernadora Alicia Kirchner ponderó el estado de los edificios escolares, aunque remarcó que hubo personas que habían provocado hechos de “sabotaje” en los colegios.

 

Tags del artículo

Educación

Notas relacionadas que pueden interesarte