En un colegio hace un año que piden calefacción pero intentaron arreglarlo en dos días para que vote CFK

Hace 2 meses Río Gallegos

La escuela 19 tiene desde hace varios años, pero profundizando sus falencias edilicias en estos últimos dos, serios inconvenientes para que los chicos cumplan sus tareas diarias.

En un colegio hace un año que piden calefacción pero intentaron arreglarlo en dos días para que vote CFK

El colegio 19 de Río Gallegos, es un lugar donde gran parte de la ciudadanía cursó sus primeros años de escuela, luego sus hijos, nietos etc. Posee dos partes, la “vieja”, que da a la Avenida Roca y “la nueva” sobre calle Magallanes, paralela a Roca y lugar para el cual se amplió el edificio hace muchos años.

Como informamos hace más de una semana, Cristina Fernández por reacomodamiento del Padrón ya no vota más en el Colegio Fátima, sino lo debió hacer en la Escuela 19. Y este colegio tiene desde hace varios años, pero profundizando sus falencias edilicias en estos últimos dos, serios inconvenientes para que los chicos cumplan sus tareas diarias, dado que en el “sector viejo” compuesto por unas cinco aulas no tiene calefacción desde final del año 2018 cuando se rompió el sistema y el Consejo Provincial de Educación nunca respondió a los requerimientos de los padres que en distintas oportunidades y varias veces en lo que va del año, han pedido que reparen o cambien la caldera, la cual no funciona y que se acondicionen esas aulas porque al no funcionar la calefacción los chicos deben cursar con pulóveres y camperas puestas, enfermándose de la exposición al frío y la humedad, en épocas donde las heladas y los vientos no permiten condiciones mínimas de habitabilidad.

Uno de los padres de alumnos del colegio 19 que ayer nos mostró algunas de las notas donde piden formalmente a las autoridades que se brinde las comodidades necesarias para los niños, señaló que la pinruta es vieja y descascarada y al menos 30 vidrios están rotos, muchos desde la época de las vacaciones de verano y a pesar de los reiterados pedidos, nunca fueron repuestos. Tampoco fueron cargados o repuestos desde principio de este año, los extinguidores que deben ser parte indivisible de cualquier establecimiento educativo, por estrictas razones de seguridad.

La “parte vieja”, como la llaman en el colegio 19 a la construcción antigua que da a calle Roca “desde principio de año no tiene los fluorecentes; la mayoría de las lámparas, o se quemaron o están rotas, se pidió por favor a las autoridades que arreglaran la entrada al colegio por ese sector y nunca lo hicieron, los chicos llegan embarrados o tropezando con las piedras y no hay caldera”, nos remarcó el padre de uno de los alumnos, mientras nos mostraba al menos tres notas elevadas a las autoridades educativas en lo que va del año.

¿Los chicos primero?

Desde que se conoce oficialmente que Cristina Fernández votaría en el Colegio 19,  la gobernadora personalmente bajó la orden de acondicionar el lugar más antiguo de la escuela, donde sería colocada una mesa exclusivamente para CFK y además hacerla ingresar por calle Roca, evitando el contacto con la gente. Pero el enorme trabajo demandado y el escaso tiempo del cual dispusieron para las refacciones, pintura, calefacción, vidrios, goteras, caños rotos y humedad, no hizo posible darle a la ex presidenta la privacidad que pretendía su cuñada y a última hora de ayer se decidió que el voto lo emitiera en un lugar del edificio nuevo.

A pesar de los esfuerzos, el CPE no llegó a concretar los trabajos necesarios de la parte antigua del colegio, por la situación de virtual abandono que está esa ala del edificio desde hace años. Pero lo que más generó bronca entre los padres es que los esfuerzos puestos en estos días por parte de las autoridades no fue por los chicos que hace meses pasan jornadas enteras heladas, sin calderas, con vidrios rotos y donde permanecen abrigados soportando las inclemencias del tiempo duro de la Patagonia austral, pero dentro de las aulas, ni tampoco fue merced a los reclamos reiterados de los padres. Lo hicieron porque por diez minutos iba a estar allí Cristina Fernández.

Finalmente, como no llegaron con los trabajos finales, le colocaron una mesa en el sector nuevo de la escuela 19 en el área de la Dirección del establecimiento.

Como una burla más hacia esta sociedad que parece no haber despertado de la mentira, el engaño y la demagogia de algunos pocos, ni bien terminó de sufragar CFK, haciendo gala de su pretendido humor tan frío como esta mañana de nieve en Santa Cruz, dijo “Está frío y eso que tenemos veredas calefaccionadas”, parodiando aquella versión del periodismo capitalino, cuando Eduardo Feiman tiró en televisión que en Río Gallegos no se cuidaba la energía, al punto que los vecinos calefaccionaban las veredas.

En realidad más que recordar con sorna que las veredas no se calefaccionan en Río Gallegos, la senadora por Buenos Aires pero con domicilio en Santa Cruz(¿?) tendría que haber recordado que en esa escuela en la que ella terminaba de emitir su voto, la mitad del edificio no tiene calefacción hace más de un año y justamente por ese motivo, a ella le pusieron una mesa en el lugar más cálido del establecimiento.

Está frío (debiera haber dicho) y se nota acá donde la escuela no está calefaccionada”. Una lástima, se perdió la oportunidad de haber sido sincera, al menos por primera vez. (Agencia OPI Santa Cruz)

Tags del artículo

Cristina Fernández

Notas relacionadas que pueden interesarte