Fueron a saludar durante el Año Nuevo y entraron a robar en sus casas

Hace 6 meses Río Gallegos

Ocurrió en la capital. Los delincuentes aprovecharon que sus propietarios se ausentaron para forzar su ingreso por las puertas traseras de los inmuebles y apoderarse elementos de valor.

Fueron a saludar durante el Año Nuevo y entraron a robar en sus casas

Dos viviendas fueron robadas ayer por la madrugada. Los delincuentes aprovecharon que sus propietarios se ausentaron para forzar su ingreso por las puertas traseras de los inmuebles y apoderarse de todos los elementos de valor que pudieran encontrar.

El primero de los hechos delictivos tuvo lugar en una casa ubicada en Muratore al 200, aproximadamente a las 01:30 horas. De acuerdo a las fuentes policiales consultadas por La Opinión Austral, el o los involucrados rompieron la puerta trasera del inmueble para entrar. A partir de allí, recorrieron todos los ambientes y revolvieron los armarios en búsqueda de aparatos electrónicos pequeños o dinero en efectivo.

Se presume que fue un ladrón, ya que de la casa no se sustrajo ningún elemento grande, como televisores. En el caso de que fueran más, estos optaron simplemente por llevarse objetos que no llamaran la atención cuando emprendieran huida.

Los propietarios denunciaron el faltante de una computadora HP y un teléfono celular.

Aproximadamente una hora más tarde, otra familia se encontró con igual panorama al regresar a su casa, cerca de las 02:30 de la madrugada. Allí, los malhechores ingresaron también por la puerta del fondo, pero esta resultó ser corrediza y estar sin el seguro colocado.

En este hurto, los damnificados denunciaron el faltante de una consola de videojuegos Nintendo Wii completa con 20 juegos, una cámara fotográfica marca Nikon, un teléfono celular Galaxy J7 y una tablet. Toda la casa estaba revuelta.

En ambos ilícitos intervino personal de la Comisaría Primera. Se realizaron patrullajes por la zona, pero con resultados negativos.

Se investiga si ambos hechos están conectados, por la escasa diferencia horaria en que ocurrieron y la distancia entre ambos lugares del robo, tan sólo unas siete cuadras.

Lo que quedó demostrado en este Año Nuevo es que el delito no descansa y los involucrados, en por lo menos estos dos, aprovecharon que dos familias dejaron sus casas para ir a saludar a otros parientes o amigos, para ingresar y robar todo lo que pudieron.

Tags del artículo

Inseguridad

Notas relacionadas que pueden interesarte