Investigan connivencia policial en un caso de trata de la región

Hace 1 semana Patagonia

El Tribunal Oral Federal envió una causa de trata al Ministerio Público Fiscal a fin de que se investigue complicidad policial para permitir la trata de personas en Comodoro.

Investigan connivencia policial en un caso de trata de la región

Una dependencia policial de Comodoro Rivadavia es investigada por complicidad con una red de trata. El caso que sigue siendo tratado tiene relación con la condena que recibieron tres personas recientemente, por la explotación sexual de una joven santafesina, que no denunció en la Comisaría Primera por su “presunta connivencia” con el sujeto que la “reclutó” y explotó sexualmente.

El Tribunal Oral Federal (TOF) de Comodoro Rivadavia le envió una causa de trata al Ministerio Público Fiscal para que investigue complicidad policial para permitir este delito en esta ciudad. Fue luego que la víctima reveló que no denunció su caso porque presumía una relación entre su reclutador y la Policía comodorense. Una policía, que identificó con nombre y apellido, habría sido testigo de los mensajes que recibía la chica en su celular, pero no actuó.

El TOF condenó a seis años de prisión al changarín santafesino Héctor Rivarola, por trata de personas para explotación sexual abusando de la vulnerabilidad de la víctima. Está preso en la Unidad 6 y además tiene prontuario por estupefacientes y condenas en Santa Fe por robo calificado. Por el mismo delito, Segundo “Cacho” Ferreira está condenado a seis años y a Miriam Noemí “Mariana” Aranda se le dieron tres años de prisión en suspenso. Además debe realizar 100 horas de trabajo comunitario en una institución de bien público.

Esta causa empezó en noviembre de 2015 con la denuncia de la joven M.G.C. ante la Comisaría de la Mujer en Comodoro. La chica llegó a las 3 de la madrugada y relató que había escapado del prostíbulo “Bagatelle”, donde era obligada a realizar servicios de “copas” y “pases”. Las encargadas eran “Mariana” y “Susana”. Con 28 años, había llegado al sur engañada y amenazada por Rivarola, quien le había prometido plata suficiente para construir una casa en tres meses si trabajaba en un bar, le pagó el pasaje y le dio un celular. No le habló de prostitución. El sujeto era vecino de su madre en Villa Constitución, Santa Fe.

En la casa eran nueve mujeres. Eran tres habitaciones y en cada una dormían tres en una cucheta y una cama de una plaza. Cada noche tomaban remises en tandas para ir al cabaret en grupo. De lo que ganaba sólo recibía $100 o $ 200 diarios, el resto quedaba para las encargadas del lugar. (Elcomodorense.net)

Tags del artículo

Trata de personas

Notas relacionadas que pueden interesarte