Río Gallegos: no dejaron entrar a un pitbull a su comercio y recibieron una paliza

Hace 4 meses Río Gallegos

Tres conocidos delincuentes fueron demorados por la Policía y liberados por orden de la Justicia, luego de golpear a un comerciante y a su hijo tras una discusión por un perro.

Río Gallegos: no dejaron entrar a un pitbull a su comercio y recibieron una paliza

Un curioso hecho se registró cerca de las siete de la tarde del viernes en nuestra ciudad capital: dos comerciantes terminaron con lesiones de distinta gravedad luego de ser golpeados por un grupo de delincuentes adentro de un kiosco. De acuerdo a fuentes policiales consultadas, se pudo reconstruir cómo ocurrieron los hechos. Todo fue adentro de un kiosco ubicado en la calle Laprida que tiene el mismo nombre. 

Allí, tres conocidos delincuentes llegaron en estado de ebriedad al local acompañados de un perro raza Pitbull. Como es normal, muchos comerciantes no dejan ingresar mascotas y los dueños del lugar invitaron a los clientes a que retiren el can mientras ellos compraban.

Ante esto, los antisociales, lejos de hacer caso a la recomendación de los comerciantes, comenzaron a discutir, tanto con el dueño como con su hijo que también estaba presente.

Todos se trenzaron en una pelea y, luego de unos minutos, los delincuentes se escaparon sin comprar nada. Los comerciantes, visiblemente lastimados, llamaron a la Policía y el personal de la Seccional Tercera no tardó en arribar al kiosco.

Por suerte, el local cuenta con cámaras de seguridad que registraron el momento de la pelea: los agentes reconocieron a los involucrados en la pelea y constataron que son unos conocidos delincuentes que viven en el barrio 2 de Abril y que, en el pasado, se han visto involucrados en otros delitos, siempre de poca monta.

Tanto el personal de la Seccional Tercera como del Comando Radioeléctrico realizó rastrillajes en inmediaciones de las viviendas de los delincuentes. Minutos después, fueron encontrados caminando por calle Caseros. Los redujeron, los esposaron y los trasladaron en calidad de detenidos a la dependencia policial más cercana.

Respecto de los comerciantes, se supo que se solicitó una ambulancia para su atención y fueron sometidos a una serie de chequeos médicos de rutina. 

En relación al dueño del kiosco, le certificaron lesiones graves debido a unos golpes que recibió en el rostro. Por otro lado, a su hijo, le confirmaron lesiones leves, por algunos moretones en el cuerpo, indicaron fuentes policiales consultadas por este medio.

Los delincuentes fueron revisados por médicos en la Seccional Tercera. No les certificaron heridas. De igual manera, cumplidos los plazos legales, el Juzgado de turno dispuso que los tres establezcan domicilio por la causa de “lesiones graves”.

Fuente: La Opinión Austral

 

Tags del artículo

Sociedad

Notas relacionadas que pueden interesarte