Una pareja de Río Gallegos quedó endeudada en 100 mil pesos por el ¨cuento del tío¨

Hace 1 semana Río Gallegos

Les dijeron que habían ganado un premio de 100 mil pesos: debían tener Home Banking y conceder datos de las cuentas. Le gestionaron dos préstamos al banco y les dejaron la deuda.

Una pareja de Río Gallegos quedó endeudada en 100 mil pesos por el ¨cuento del tío¨

Una joven de 23 años, denunció en la Comisaría Segunda de Río Gallegos que en la tarde del pasado 2 de febrero, recepcionó un llamado telefónico de un abonado  con el número 01121603836, donde una voz de hombre se presentó como empleado de la empresa “Telefónica”, aduciéndole haber salido adjudicada de un premio de 100.000 pesos, que para poder cobrarlo debía tener habilitado una cuenta de Home Banking para realizar las operaciones bancarias y depositarle el "premio".

Entusiasmada por el supuesto premio, se acercó al cajero automático ubicado en la estación de servicios de calles Zapiola y Entre Ríos, creó su cuenta de Home Banking  y luego el individuo se comunicó y ella le proporcionó sus datos personales. Luego se contactó con la pareja de la muchacha, quien efectuó la misma operación y entregó el usuario y clave de su cuenta.

Horas después, la pareja intentó ingresar a sus cuentas, donde constataron que se encontraban bloqueadas, debiendo acercase al Banco Santa Cruz, y al plantearle lo sucedido, le comunicaron que habían sido estafados, dado que al consultar los últimos movimientos de sus cuentas, había  dos transacciones de 50.000 pesos cada una, siendo de préstamos solicitados de sus cuentas Home Banking, trasfiriendo el dinero a dos cuentas particulares.

El “enganche” de los préstamos

Los casos de estafas que están en aumento son los préstamos que son publicitados en Facebook y otras redes sociales. Dinero a sola firma, sin garantes y casi de inmediato son el “enganche” del aviso publicitario. El estafador deja un número telefónico con el que comienza a tener contacto con la víctima.

Luego de varias comunicaciones y obtener el préstamo, el “engañador” le manifiesta a la víctima que le transferirá el dinero a una cuenta de ahorro. A partir de ese momento, se pone en marcha el mismo modus operandi de las estafas telefónicas. Convencen a la víctima que se traslade hasta un cajero automático y la guían telefónicamente sobre los pasos que debe realizar para recibir el dinero.

Sin embargo, lo que termina haciendo es extraer un préstamo de la misma cantidad de dinero que pidió al timador y transferirlo a una cuenta bancaria de un desconocido.

La víctima no se da cuenta al instante del engaño. Le dicen que deje pasar unas horas hasta que se acredite el dinero.

Sin embargo, la cuenta continúa vacía. Posteriormente, con el paso de los días, cuando tiene que cobrar el sueldo, advierte el descuento del banco por el cuantioso préstamo.

Tags del artículo

Inseguridad

Notas relacionadas que pueden interesarte